18 DE MARZO DE 2017

La colaboración con un hospital de Estados Unidos donde se desarrollan dos ensayos clínicos de vacunas cubanas contra el cáncer de pulmón, favorecerá la obtención de nuevos datos científicos para aumentar el valor de esos productos.

Desde finales del pasado año se aprobaron las investigaciones con la vacuna terapéutica Cimavax EGF y el anticuerpo monoclonal Nimotuzumab, ambos con registros en varios países, y con una eficacia probada en el tratamiento de tumoraciones avanzadas.

Según explicó a la Agencia Cubana de Noticias la doctora Tania Crombet, directora de Investigaciones Clínicas del Centro de Inmunología Molecular, (CIM), donde se desarrollaron ambos fármacos, los ensayos de fase uno y dos buscarán demostrar la seguridad de los compuestos cubanos.

Los estudios, con alrededor de 100 pacientes cada uno, probarán la interacción con Nivolumab, terapia de segunda línea para pacientes con cáncer de pulmón recurrente, a la cual Cuba no puede acceder por el bloqueo del gobierno de ese país, y también por su altísimo costo, señaló Crombet.

El equipo norteamericano del Instituto Roswell Park del estado de Nueva York que se encuentran colaborando en la prueba de los nuevos medicamentos contra el cáncer está muy motivado por avanzar en la colaboración con Cuba, pues tienen mucha fe en las posibilidades de Cimavax EGF y Nimotuzumab para alargar la supervivencia de los pacientes y con calidad de vida.

Así lo ratificó recientemente Candace Johnson, presidenta de Roswell Park, en una entrevista donde se mostró admirada de lo creativo de los productos cubanos, pues no atacan directamente al tumor sino a los marcadores que estimulan su crecimiento y fortalecen al propio sistema inmunológico.

Tanto en Estados Unidos como en Cuba, el de pulmón figura como la primera causa de mortalidad por cáncer, por lo cual los investigadores estadounidenses piensan incluso en un futuro, donde las vacunas sean preventivas.

Sin embargo, la doctora Crombet precisó que aún la inmunoterapia es un complemento de otros tratamientos convencionales como la cirugía, la quimioterapia y la radioterapia y que la mejor arma para luchar contra el cáncer es la reducción de factores de riesgo como el hábito de fumar.

En una reunión con médicos e investigadores de la provincia de Camagüey que conducen ensayos clínicos de esos y otros productos, la directiva del CIM expuso resultados de la institución en 2016 y las proyecciones para este año, además de evaluar el desarrollo de la actividad científica en el territorio.

Pin It on Pinterest

Share This